Inicio Economía Joaquín Olona: “Nuestra prioridad es que el sector agroalimentario sea un verdadero...

Joaquín Olona: “Nuestra prioridad es que el sector agroalimentario sea un verdadero motor de la recuperación”

74
0

El consejero de Agricultura incide en la importancia de captar fondos europeos para el máximo de proyectos posibles

ZARAGOZA, 7 (EUROPA PRESS)

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha asegurado que una de las prioridades de su Departamento es que el sistema agroalimentaria sea “un verdadero motor de la recuperación” económica tras la pandemia, no en vano representa el 10% del PIB aragonés. Para ello, ha resaltado la importancia que tienen los fondos europeos ‘Next Generation’ y confía que los proyectos aragoneses vinculados a este sector consigan captar la mayor cantidad posible.

En un año que se prevé complicado, debido a las consecuencias de la situación sanitaria, Olona ha mencionado, en una entrevista concedida a Europa Press, que su reto es “no sólo ejecutar el presupuesto” que tiene su Departamento y que ha calificado de “importante”, sino también “incorporar al mismo la mayor cuantía posible procedente de los fondos europeos”. Además, ha considerado que hay que demostrar que la política ambiental también es capaz de aportar a la recuperación económica y social.

“Los fondos europeos deben contribuir de una manera clara a la recuperación económica y social y, por lo tanto, debe primarse su aplicación en el ámbito productivo. En Aragón, está claro que un componente clave de la economía productiva es el sector agroalimentario que, además, tiene capacidad de inversión y un músculo muy desarrollado”.

Al respecto, ha manifestado que no conoce ningún proyecto del ámbito agroalimentario que, como consecuencia de la pandemia, se haya caído: “Todos, grandes y pequeños, están vivos, y eso da muestra de la vitalidad y de la capacidad que tiene el sector”. Así, ha incidido en que existen empresas capaces de absorber estos fondos y generar un efecto multiplicador.

“Nos tenemos que alegrar de que, tras un año de esta crisis tan brutal, mantengamos esta capacidad, porque eso quiere decir que en cuanto la pandemia acabe la recuperación va a ser rapidísima, gracias a ese músculo empresarial y productivo que tenemos en Aragón, no solo en el sector agroalimentario”.

No obstante, la situación sanitaria ha tenido impacto en la agroalimentación. Olona ha relatado que, aunque fue declarado un sector esencial y, como tal, ha podido mantener su actividad, esta consideración derivó “en una mayor responsabilidad”. Esto se ha traducido en “sobrecostes que están creando dificultades económicas”.

“En algunos ámbitos sufren problemas graves derivados del cierre o de la limitación de la capacidad de la hostelería, de la caída del turismo, todo eso ha afectado muy negativamente al sector, en tanto en cuanto ha habido una reducción muy significativa de la demanda y, sobre todo, de determinados productos que, por sus características, están más vinculados a la hostelería”.

De esta forma, ha detallado que, durante la crisis sanitaria, se ha producido una situación “dual”, en la que algunos productos han visto crecer su demanda y otros, sin embargo, disminuir. “Hay que hablar del esfuerzo enorme que ha hecho el sector para mantener la actividad en condiciones muy complicadas”, ha aseverado.

“Viéndolo desde un punto de vista positivo, sí que destacaría que todo esto está siendo un factor favorable en el proceso de digitalización. El comercio electrónico está teniendo una evolución, pero eso es aplicable directamente en el sector alimentario, en todos sus ámbitos y vertientes. La situación ha obligado a las empresas, a los actores, a hacer ese esfuerzo de aceleración a la digitalización”.

El titular de Agricultura ha resaltado que la digitalización no es solo una cuestión que se aplique a la producción, sino “en el ámbito de la distribución, de la comercialización o del marketing”.

PRECIOS JUSTOS

Hace casi un año, agricultores aragoneses se manifestaban en Zaragoza ciudad bajo el eslogan ‘Precios justos’, mostrando así una “realidad incuestionable” –ha reconocido Olona– que sigue vigente.

“Los precios que perciben los agricultores son insuficientes. Nadie lo discute y nadie discute que deben ser justos”. Aunque, Olona ha argumentado que es “un plantemiento equivocado” por parte del sector demandar políticas de precios a los gobiernos.

“No tenemos capacidad de actuación sobre los precios en nuestro marco jurídico administrativo y en nuestra economía de mercado. No tiene ningún sentido pedir al gobierno que lo haga, simple y llanamente porque no se puede”. Por ello, ha abogado por focalizar el asunto en el ámbito de la renta.

“Esto es muy importante, es absolutamente estratégico. En la renta sí que podemos actuar. La PAC es una política de apoyo a las rentas, dejó de ser una política de precios hace 20 años”. Así, ha mencionado que la Política Agraria Común ofrece “muchísimas posibilidades de mejora”.

REFORMA “EN PROFUNDIDAD”

Pero para que estas mejoras se hagan patentes, el consejero ha dicho que es necesaria “una reforma en profundidad” de la Política Agraria Común, algo que desde su Departamento siempre ha exigido y se ha mostrado esperanzado de que va a ser así.

La nueva PAC, que en principio entraría en vigor en 2023, ya se ha negociado en Europa, “a falta de algún fleco”. En concreto, solo queda dirimir si a los ecoesquemas –pagos que se abonarán a los que cumplan condiciones medioambientales adicionales que cada país debe definir– se les destina un 20 o un 30 por ciento.

“A partir de ahí, queda todo por concretar a nivel de estados. La negociación española es la clave de la reforma de la PAC, mucho más que en el resto de los estados porque llevamos muchísimo retraso, ya que la última reforma se cerró en falso”.

Ante esta situación, ha opinado que hay que hacer un mayor esfuerzo: “Estamos ahora en el momento clave, esto se tiene que sustanciar en los próximos meses. Va a ser una negociación complicada, porque las posiciones entre comunidades autónomas son muy diferentes en algunos casos. Pero conservo la esperanza y la confianza en que hagamos una reforma de verdad”.

En este contexto, Joaquín Olona ha precisado que “sin quitar los derechos históricos no hay reforma, por definición, porque si los mantenemos no se puede cambiar prácticamente nada, y mucho menos hacer un cambio sustancial”.

Ha insistido en que el objetivo de la PAC “deben ser los agricultores profesionales, aquellos para los que la agricultura es su principal fuente de ingresos, me da igual pequeños que grandes, lo que defiendo es que sean agricultores profesionales, que su economía familiar depende fundamentalmente de la agricultura”.

AGRICULTURA FAMILIAR

Olona ha abogado por el modelo de agricultura familiar, al considerar que es el que corresponde con el entorno “social y territorial” aragonés. Pero ha estimado que no puede estar basado en explotaciones “muy, muy pequeñas”, ya que el sector no puede mantenerse con “unidades productivas inviables”. Deben tener un tamaño mínimo para ser rentables.

Al mismo tiempo, ha referido que no es defensor de las ‘macrogranjas’ y que la legislación aragonesa regula la dimensión que no deben sobrepasar estas instalaciones. Así las cosas, ha mencionado que, por ejemplo, en Aragón el sector porcino está “perfectamente integrado en el modelo familiar”, ya que “descansa en ganaderos profesionales y que pertenecen o se relacionan con este modelo”.

Por otra parte, sobre la convocatoria de la Comisión del Agua, ha dicho que tan pronto como salió la sentencia del Tribunal Supremo sobre Biscarrués, se realizó el primer acto de constitución de la Mesa del Diálogo del Agua, pero “desgraciadamente, a continuación llegó la COVID-19”.

El paso pendiente es la convocatoria de dicha Comisión, pero su plenario está constituido por 70 personas y “lo ideal sería que se pudiera hacer de forma presencial”. Aunque el consejero no descarta que se puedan buscar otras fórmulas si esta situación epidemiológica se alarga.