Inicio Economía La falta de profesionalización en la selección, una de las debilidades de...

La falta de profesionalización en la selección, una de las debilidades de los Consejos Asesores en España

18
0

Un miembro de estos órganos consultivos podrían ganar anualmente hasta 40.000 euros

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La profesionalización en el proceso de selección de sus miembros es una de las mayores debilidades que presentan los Consejos Asesores en España, ya que la elección de consejeros no se está realizando por firmas de servicios profesionales, sino por contacto directo o indirecto con los candidatos, según el informe «El Consejo Asesor: un instrumento de crecimiento y competitividad», elaborado por Exec Avenue.

Por el contrario, el estudio señala que en otros países del entorno sí existe la práctica de contratación de servicios profesionales con tal fin.

La firma Exec Avenue ha señalado que la remuneración de los miembros de estos órganos consultivos oscilaría entre los 15.000 y los 40.000 euros en función de la misión encomendada, del tamaño de la empresa y de las horas dedicadas.

Además, la relación entre el miembro del Consejo Asesor y la empresa se formaliza en un 77% de los casos a través de un contrato mercantil o, al menos, a través de un documento de intenciones, por lo que casi uno de cada cuatro consejeros no tiene formalizada su relación con las compañías.

Asimismo, en el 53,6% de los Consejos Asesores, el propósito «está definido y se concreta, por ejemplo, en un Estatuto del Consejo Asesor o, al menos, se refleja en la carta de invitación a los nuevos miembros».

Sin embargo, en el 46,4% se pone en marcha sin tener claro el propósito basándose más bien en «una intuición de aportación de valor».

STARTUPS Y EMPRESAS FAMILIARES

Según el informe, estos órganos son especialmente útiles para cuatro tipos de empresas: las startups, las que aterrizan en un nuevo mercado, las familiares que persiguen la profesionalización de su gobernanza y las grandes empresas que afrontan proyectos concretos que requieren un conocimiento técnico específico y una alta inversión.

También existen varias razones por la que se pone en marcha un Consejo Asesor, una de ellas «es para enriquecerse con las aportaciones basadas en la experiencia de un grupo de profesionales de gran valor y talento, así como contar con ellos y su red de relaciones a un coste razonable», indica la investigación.

Otras muy presentes en todos ellos serían la de aumentar la capacidad de llegada al mercado, tanto de clientes como de reguladores, proveedores o inversores, junto con la de acelerar el crecimiento, especialmente en procesos de internacionalización, aterrizaje en determinados mercados o en la toma de decisiones complejas.

El estudio también destaca que los Consejos Asesores se revelan como una oportunidad de «segunda carrera» para quienes han concluido su trayectoria directiva, «siempre que aporten valor al mercado».