Inicio Economía Soler achaca los 50.000 millones de deuda pública de la Comunitat a...

Soler achaca los 50.000 millones de deuda pública de la Comunitat a la «inequidad» de la financiación autonómica

12
0

El conseller de Hacienda defiende que si no tenemos los mismos recursos que otras CCAA «nos tenemos que financiar con déficit»

VALÈNCIA, 1 (EUROPA PRESS)

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha culpado a la «inequidad» del sistema de financiación autonómica del volumen de deuda pública en la Comunitat Valenciana, que en 2020 ascendió a 50.807 millones de euros, un 4,89% más que en 2019, según los datos del Banco de España.

El principal crecimiento de la deuda pública se ha producido en la Comunitat Valenciana y la Región de Murcia: «mira qué casualidad, las dos CCAA peor financiadas de España», ha señalado Soler en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell.

Según el conseller, esto es lo que ocurre «cuando una administración no quiere castigar a sus ciudadanos» e intenta «converger el gasto per cápita con la media» española «pero los ingresos per cápita no evolucionan con la misma velocidad». Para Soler, «es aritmética pura».

Se produce así un «déficit diferencial» respecto a la media, que la Generalitat cifra en unos 1.325 millones de euros. Y «hasta que no se arregle el sistema de financiación autonómica, hasta que no se arregle la inequidad del sistema, difícilmente podremos solucionar el déficit diferencial respecto a la media, y si hay un déficit diferencial respecto a la media, nuestra deuda crecerá más que la media», ha asegurado.

En su opinión, «tenemos toda la legitimidad constitucional» para que así sea, puesto que el Artículo 156 de la Constitución Española dice que «todos tenemos los mismos derechos», ha recordado. Por tanto, «si no tenemos los mismos recursos, nos hemos de financiar con déficit, que desgraciadamente se soluciona no de la mejor manera, a través del FLA, y nos gustaría no necesitar el FLA», ha apuntado.

Para Soler, la novedad es que ese déficit se sustenta entre gasto per capita y financiación per capita, «ya no se debe a excentricidades, ni mala gestión ni corrupción, eso se ha acabado», ha subrayado, pero «continúa creciendo el déficit más que en otros lugares porque continúa habiendo una diferencias en la financiación per capita respecto a otras CCAA, pese a que todas tenemos las mismas obligaciones», ha concluido.