Inicio Economía La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente alerta del deterioro del mercado...

La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente alerta del deterioro del mercado laboral

16
0
Logo Imagen Destacada - Diario Economia

ZARAGOZA, 29 (EUROPA PRESS)

La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente ha elaborado un manifiesto con motivo del Primero de Mayo en el que alerta del impacto de la pandemia del coronavirus en el mercado laboral, que ha provocado empobreciendo, precarización y el descarte de millones de trabajadoras y trabajadores, principalmente mujeres y jóvenes.

Esta organización ha recordado que la tasa de paro juvenil ha pasado del 22,6 al 34,4 por ciento entre 2019 y 2020 y en el caso de las mujeres del 11,4 al 15,3 por ciento, según datos de la Encuesta de Población Activa correspondiente al cuarto trimestre del año pasado.

Bajo el lema ‘¡Ahora más que nunca: Trabajo Decente!’, este colectivo ha advertido de que este deterioro hace que el derecho al trabajo «esté en riesgo, lo que supone que el pacto social entre en crisis y, con ello, la propia democracia».

Un integrante de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente en Zaragoza, Javier González, ha explicado a Europa Press que más allá de los datos, está la «realidad» y el día a día de muchas personas sin empleo o «que viven con sueldos bajísimos», a los que se les aplican reducciones de jornada o contratos eventuales que no les permiten llegar a final de mes, no pueden pagar la hipoteca o el alquiler.

González ha considerado necesario advertir de esta situación de «injusticia», «como cristiano comprometido por la acción con los pobres», cuando las empresas «siguen obteniendo beneficios a pesar de la pandemia, pero las condiciones de los trabajadores no han mejorado».

A su entender, el sistema actual «no hace que la gente sea más feliz y viva mejor», sino que se apoya «en el miedo y la inseguridad» porque se da a lo material «un valor exquisito, pero la persona queda fuera» por lo que ha apelado a tomar posición ante un asunto «que nos afecta a todos» para defender «la dignificación de la vida de las personas».

Con motivo del 1 de mayo y dada las limitaciones para llevar a cabo actos de calle, la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) ha invitado a gestos de oración personal o comunitaria y a una movilización en los balcones para dar visibilidad a estas reivindicaciones, con el hashtag #AhoraMásqueNuncaTrabajoDecente.

CAMBIOS EN EL SISTEMA PRODUCTIVO

La ITD ha esgrimido que la crisis generada por la pandemia pone de relieve la necesidad de un cambio de sistema productivo, «basado en trabajos que aporten valor, sujetos de unas condiciones laborales dignas, y donde las personas estén en el centro».

Asimismo, ha subrayado la importancia del trabajo como actividad humana que acrecienta la dignidad de cada persona y de sus familias, «al tiempo que participamos en el cuidado del conjunto de la sociedad y del planeta».

El manifiesto alerta de la destrucción en el último año de miles de empleos y como muchos de los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTE) se han resuelto en despidos, mientras que los empleos considerados esenciales, «muchas veces ejercidos en condiciones precarias, tanto a nivel laboral, como de protección sanitaria», tampoco se han visto reconocidos en una mejora de sus condiciones.

Esta iniciativa ha traído a colación algunas cifras del mercado de trabajo, como el paro registrado en Aragón en marzo de este año, con 85.882 personas en desempleo. Por su parte, la EPA del último trimestre de 2020 refleja una tasa de paro del 12,5 por ciento sobre el 9,9 del año anterior.

Además, los parados mayores de 50 años representan el 36,12 por ciento del total y los de larga duración –39.698 personas, en marzo de 2021–, el 46,22 por ciento, con 11.932 personas que llevan más de tres años sin trabajar. Las personas en ERTE son 18.219. Por su parte, los contratos temporales suscritos en febrero en Aragón se han elevado a 29.477, lo que supone el 88,52 por ciento sobre el total de contrataciones.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN SOCIAL

La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente ha advertido de que las medidas de protección social diseñadas para paliar los efectos de la crisis «no han llegado a las personas que más lo necesitan, como tampoco ha sucedido con el subsidio temporal previsto para las trabajadoras del hogar o el ingreso mínimo vital».

Otra de las consecuencias sociales de la pandemia ha sido el agravamiento de las condiciones de pobreza entre la población migrante en situación administrativa irregular, «donde el desempleo y la economía informal son mayoritarios, sin posibilidad de acceso al sistema de protección».

Ante este panorama, este colectivo ha pedido, ahora más que nunca, adoptar las medidas necesarias para conseguir que el trabajo decente sea una realidad accesible para todas las personas, «con condiciones que permitan mantener una vida digna y una protección social que llegue a todas las personas que lo necesitan».

MEDIDAS URGENTES

El manifiesto elaborado por esta iniciativa con motivo del 1 de mayo plantea varias medidas urgentes, como redefinir la idea del trabajo como actividad humana y configurar nuevas políticas que aseguren a cada persona trabajadora «alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo» a la construcción del bien común.

Asimismo, aboga por potenciar el trabajo con «derechos y seguro» en cualquier relación laboral y para todas las personas, sin distinción de edad, sexo o procedencia; y por garantizar el acceso a medidas de protección social para quienes no puedan trabajar o sus condiciones laborales no les permitan llegar «a fin de mes».

Otras acciones han de ser el reconocimiento social y laboral de los empleos esenciales para la vida, con unas condiciones laborales dignas; y promover un diálogo con toda la comunidad política, sociedad e instituciones para configurar un nuevo contrato social basado en la centralidad de la persona, el trabajo decente y el cuidado del planeta.

Finalmente, solicitan impulsar la incorporación de la juventud al mercado laboral en una sociedad «golpeada» por una crisis sanitaria social y económica, creando oportunidades reales de acceso al trabajo digno.

Las entidades y colectivos que forman parte de la Iglesia por el Trabajo Decente en la Diócesis de Zaragoza son Centro Pignatelli, Comunidades de Vida Cristianas (CVX), Delegación de Pastoral Obrera, Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Juventud Obrera Cristiana (JOC), Parroquia de San Mateo (Zaragoza), Cáritas, Vicaría II (MIDE) y Vedrunas Almozara.