Inicio Economía Metro encara un verano de cambios con reapertura de Gran Vía, obras...

Metro encara un verano de cambios con reapertura de Gran Vía, obras de accesibilidad y cortes en las líneas 6, 7, 9 y 12

Logo Imagen Destacada - Diario Economia

El suburbano apunta a su recuperación tras una caída histórica de viajeros

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Metro de Madrid encara un verano de cambios con la reapertura de la estación de Gran Vía el 16 de julio, tras más de 1.000 días cerrada, obras de accesibilidad y cortes en las líneas 6, 7, 9 y 12 de la red.

Afronta así el inicio de la recuperación de una pandemia que le ha afectado de lleno, especialmente durante el confinamiento domiciliario al no haber demanda de viajeros y ver mermar sus ingresos. A pesar de ello, ya desde el pasado año el Ejecutivo regional señaló al suburbano y las inversiones en la red como una de las apuestas de cara al Madrid post-Covid.

La primera fecha señalada del suburbano es el próximo 16 de julio cuando se inaugurará la estación de Gran Vía, que ha estado cerrada por obras durante más de 1.000 días, tras detectarse durante los trabajos de rehabilitación de la misma restos arqueológicos, cuya conservación ha dilatado estas labores durante cerca de tres años.

Se trata de una parada del suburbano que se encontraba entre las 25 más usadas de la región –por ella transitan 44.000 usuarios al día– y con la nueva conexión que va a tener con la estación de Cercanías Renfe y Metro en Sol se espera que aumenten en 22.000 diarios más hasta alcanzar los 66.000.

El proyecto se encuentra en su recta final, con la obra civil casi concluida, a falta de los trabajos de revestimientos arquitectónicos, que se están llevando a cabo actualmente, y la incorporación de los nuevos equipamientos. También se ha restaurado el mural de cerámica que presente en el vestíbulo con el templete original diseñado por Antonio Palacios. Una réplica de esta estructura corona ya la estación, con dos leones de granito esperando a que los pasajeros vuelvan a bajar sus escaleras.

OBRAS DE ACCESIBILIDAD

Esta no es la única obra que tiene el suburbano en marcha. De hecho varias estaciones están inmersas en trabajos para adecuar su accesibilidad y garantizar que los viajeros con diversidad funcional no encuentren barreras arquitectónicas.

Hasta hace poco, este era el caso de Tribunal (L10 y L1), que el pasado 23 de marzo concluyó la instalación de siete nuevos ascensores y dos escaleras mecánicas para hacerla “plenamente accesible”. Unos trabajos que han estado aparejados a la modernización integral de esta parada.

Estos trabajos se enmarcan en el Plan de Accesibilidad e Inclusión de Metro de Madrid que busca que progresivamente la red no presente barreras arquitectónicas, para lo que han comenzado con las estaciones que tienen conexiones con otras líneas.

Este verano, previsiblemente, concluirán las obras de adaptación de la estación de Príncipe de Vergara (L2 y L9) donde se están instalando seis nuevos ascensores además de actualizar los revestimientos, las instalaciones y la tecnología de la estación.

Trabajos de mantenimiento se están ejecutando también en la estación de Cuatro Caminos, donde se están sustituyendo revestimientos, instalaciones y tecnología obsoleta localizados en los andenes. Estas labores se están llevando a cabo en el vestíbulo principal y en los pasillos de distribución de las líneas 1 y 2.

De hecho en la primera de ellas, quedaron al descubierto pequeñas cápsulas del tiempo de la cartelería de hace más de 20 años, como el cartel promocional de ‘Cuando Harry encontró a Sally’ (1989) o de rebajas de Galerías Preciados; que a día de hoy ya han sido retirados.

VERANO DE OBRAS EN LAS LÍNEAS 6, 7, 9 Y 12

Algunas obras concluirán y otras arrancarán este verano. Es el caso de las que se llevarán a cabo en las líneas 6, 7, 9 y 12, que obligarán en este caso a cortar tramos de la red temporalmente.

Las primeras serán las de MetroSur (L12) que comenzarán el 21 de junio suspendiendo el servicio entre las estaciones de Hospital de Móstoles y Convervatorio –un conjunto de siete estaciones– durante un total de dos meses y medio.

En el caso de la L6 será desde el 1 de julio de Sainz de Baranda a Pacifico por las labores de desamiantado en la estación de Conde de Casal, que se prolongarán aproximadamente hasta el 31 de julio.

Por su parte, en la 7 serán desde el 12 de julio entre La Rambla y Hospital de Henares, que en este caso se prolongará durante dos meses y medio, aproximadamente hasta el 24 de septiembre.

Así, la reparación de la plataforma de vía entre las estaciones de Henares y Jarama, deteriorado por filtraciones del agua y, por otro lado, la implantación de una diagonal entre las estaciones de San Fernando y La Rambla que servirá para mejorar el servicio, permitiendo que el material móvil pueda llevar a cabo diferentes maniobras desde este tramo cuando las necesidades del servicio así lo requieran. Tienen un presupuesto de más de 1,6 millones de euros.

Por último, en la Línea 9 se acometerán del 1 al 31 de agosto entre Colombia y Plaza de Castilla por desamiantado de la estación de Duque de Pastrana.

Tanto en Conde de Casal como en Duque de Pastrana los trabajos de modernización, que continuarán una vez reabran ambas estaciones coexistiendo con la prestación del servicio, tienen como objetivo sustituir los revestimientos, instalaciones y tecnología obsoleta localizados en los andenes y sus accesos, por otros materiales y equipamientos más actuales, lo que facilitará las labores de mantenimiento y mejorará la funcionalidad de las instalaciones.

FONDOS EUROPEOS REACT-EU

La movilidad sostenible es, además, uno de los principales objetivos de los fondos React-EU con los que la Unión Europea quiere vehicular las transformaciones del club comunitario tras la salida de la pandemia.

Metro de Madrid ha tenido claro que este servicio debía acceder a este dinero, por lo que presentaron proyectos por valor de 3.200 millones de euros para, entre otros, la digitalización de la compañía y “ganar en fiabilidad”, como aseguró la consejera delegada de la compañía, Silvia Roldán. El objetivo es que Gran Vía sea el primer ejemplo de estación 4.0.

Roldán también apuntó en febrero de 2021 a Europa Press, que se prevé que en este verano se sumarán 200 nuevos maquinistas a la red, tras la incorporación de 145 el año pasado y que, además, se quiere adquirir entre 60 y 69 trenes con posibilidad de circular si conductor, que podrían entrar en funcionamiento entre 2023 y 2024.

DESPLOME DE VIAJEROS EN LA PANDEMIA

El año 2020 y el inicio de 2021 pusieron a prueba a Metro de Madrid, con el desplome de los viajeros a raíz del estado de alarma, del que aún se está recuperando, y por el esfuerzo que supuso mantener la red abierta todas las noches durante la borrasca Filomena.

Una situación que, según indicó Roldán, no hizo entrar a la compañía en pérdidas el pasado año, que cerró sin pérdidas, a pesar de los más de 30 millones de euros que no recaudó por la bajada de viajeros, los 17 millones de las medidas de higiene o los 5,6 millones que costó mantenerse abiertos 100 horas durante la nevada.

Metro enfila así este verano como arranque de su recuperación, con proyectos inmediatos, otros a medio plazo y grandes ampliaciones e inversiones perfiladas ya en la primera mitad de la legislatura, como la ampliación de la L3 hasta El Casar (Getafe), la prolongación de la L11 con una estación en Madrid Río y el desarrollo de varios intercambiadores o el aumento de la L8 que conectará a Valdebebas.