Inicio Economía Las empresas de ayuda a domicilio facturaron el pasado año 1.755 millones...

Las empresas de ayuda a domicilio facturaron el pasado año 1.755 millones de euros, un 2% más que en 2019

10
0

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Las empresas que prestan servicios asistenciales a domicilio, incluyendo la teleasistencia, facturaron en 2020 un total de 1.755 millones de euros en 2020, lo que supuso un 2% más que en el ejercicio previo, en el que su facturación creció un 7,5%, según datos del Observatorio Sectorial DBK de Informa (filial de CESCE).

El número total de usuarios de servicios asistenciales a domicilio se situó en 1.565.000 al cierre de 2020, un 2,3% más que la cifra alcanzada un año antes, tras haber aumentado un 4,4% en el período anterior.

Algo más de un millón de usuarios, es decir el 66% del total, recibían servicios de teleasistencia, mientras que alrededor de 531.000, el 34% restante, eran usuarios de servicios de ayuda a domicilio.

En términos de ingresos, el segmento de ayuda a domicilio generó una cifra de 1.613 millones de euros, contabilizando un aumento del 2,1% respecto a 2019 y representando el 91,9% del mercado total. Por su parte, el negocio de teleasistencia creció un 1,4%, hasta situarse en 142 millones de euros.

Desde DBK han explicado que la cancelación de determinados servicios ante el miedo al contagio en los primeros meses de la pandemia de la Covid-19 se vio compensada en el conjunto del ejercicio por la contratación de nuevas prestaciones a domicilio, como sustitución de los servicios ofrecidos por residencias para mayores y centros de día.

UNAS PERSPECTIVAS FAVORABLES

Desde DBK han apuntado que las previsiones del mercado a corto plazo apuntan al mantenimiento de una tasa de crecimiento moderada, esperándose una progresiva aceleración en paralelo a la recuperación económica.

Más a largo plazo, el sector presenta unas perspectivas favorables derivadas del potencial de crecimiento de la demanda ante el progresivo envejecimiento de la población y el aumento de los recursos públicos y privados destinados a este tipo de servicios.

Además, la estructura empresarial se caracteriza por la presencia mayoritaria de operadores de pequeño tamaño, cuya actividad se limita generalmente a un ámbito local o regional.

Junto a estos opera un reducido número de grupos empresariales y entidades de cierto tamaño, la mayoría de ellos con presencia en varias comunidades autónomas, los cuales mantienen una amplia cartera de contratos con el sector público y, en varios casos, ofrecen también la prestación del servicio a clientes privados.

Pese al diverso número de empresas existentes en el sector, los cinco operadores más grandes reunieron en 2020 algo más del 45% del valor total del mercado, participación que se situó en el 57% al considerar a los diez primeros.