Inicio Economía Velasco defiende que Andalucía es “la región que más gasta” en educación...

Velasco defiende que Andalucía es “la región que más gasta” en educación universitaria respecto a su PIB

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, ha remarcado que Andalucía es “la comunidad que más gasta” en educación universitaria respecto a su PIB.

Así lo ha manifestado durante la apertura del curso académico 2021/2022 de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), en un discurso donde ha explicado que el peso del presupuesto global de las universidades públicas andaluzas en el PIB regional ha pasado de representar en 2018 el 1,07% a suponer en 2020 el 1,28%, según ha señalado la Consejería en un comunicado.

En esos fondos “ha sido clave”, según ha puntualizado, el aumento de la financiación procedente de los Presupuestos de la Junta, unos recursos que se complementan con los ingresos propios de estas instituciones. Ese porcentaje sitúa a la comunidad por delante de Valencia (0,9%), Madrid (0,7%) y Cataluña (0,6%). “Todo ello a pesar de ser una región perjudicada con el sistema de financiación autonómica y de poseer un PIB per cápita un 26% inferior a la media española”, ha apostillado.

Además, el titular de Transformación Económica ha subrayado que esta legislatura, por primera vez, el presupuesto anual de las diez universidades públicas andaluzas supera la barrera de los 2.000 millones. “El 75% de estos fondos procede del presupuesto de la Junta de Andalucía”, ha aclarado para añadir que “esa cifra récord evidencia el carácter estratégico que el Gobierno andaluz otorga a la educación superior”.

Según Velasco, “ese esfuerzo presupuestario” ha venido acompañado de decisiones estratégicas en la gestión. Entre ellas, ha apuntado a la aprobación del nuevo modelo de financiación, “pionero en España que garantizará la sostenibilidad del sistema, cubrirá la Financiación Básica Operativa y fomentará aún más la formación de calidad, la investigación y la transferencia de conocimiento”, ha dicho.

El consejero ha destacado que se trata del “mejor” para un sistema “de tal envergadura como el andaluz”, con unos 245.000 alumnos, y diez universidades “tan heterogéneas” en dimensión, especialización y estrategias.

En este contexto, ha aclarado que, una vez aprobadas las bases del modelo, en la actualidad “se están ultimando” la guía de variables y fórmulas de cálculo “que se tomarán como referencia” para la asignación de los recursos con el objetivo de que su aplicación se haga efectiva en 2022.

Asimismo, Velasco ha apuntado que “otro de los grandes retos” que centra el trabajo de la Consejería en materia universitaria es “la actualización” de la oferta académica que ofrecen las instituciones académicas, con el fin de “acercarla” a las demandas actuales, “ganando así en eficiencia y eficacia”. “Necesitamos ofertar una formación moderna, ajustada a las necesidades reales y que garantice la inserción de los egresados en el mercado laboral”, ha apostillado.

“Pero estos cambios no deben quedarse solo en la superficialidad de los títulos”, ha puntualizado Velasco, para añadir que “es necesario” un trabajo “más profundo” para conseguir reformas estructurales en las instituciones. Un objetivo que, para el consejero, “no cumple el anteproyecto de Ley Orgánica de Sistema Universitario (LOSU)”. A su juicio, “esta norma plantea, entre otras cuestiones, la reducción de la autonomía universitaria y un modelo de universidad que no prioriza los principios de mérito y capacidad”.

En ese contexto, ha incidido en que la LOSU propone “la creación” de una vía laboral de titulares y catedráticos paralela a la funcionarial y “la eliminación” de la necesidad de acreditación para los ayudantes doctores. “Todo ello supondrá una merma de la calidad y abrirá la puerta la discrecionalidad”, ha criticado. Además, ha expuesto la preocupación por la mayoría de las actuaciones planteadas en el documento requieran de un incremento de recursos que no se incluye en el anteproyecto de ley y que no ha sido discutido con las comunidades autónomas.

MÁXIMA PRESENCIALIDAD EN LAS AULAS

Por otro lado, Velasco ha celebrado que se haya podido retomar la presencialidad total en los campus, aclarando que, a diferencia del curso anterior, este 2021-2022 “estará marcado por la inmunidad” de docentes, investigadores, estudiantes y Personal de Administración y Servicio. Según se desprende de los datos del último Informe de vacunación Covid-19, elaborado por la Consejería de Salud y Familias, en colaboración con el IECA, para el grupo de 18 a 24 años –en edad de cursar estudios universitarios–, el porcentaje de cobertura con la pauta completa se sitúa en torno al 80%.

No obstante, ha hecho un llamamiento al “compromiso y la responsabilidad de todos” para seguir cumpliendo las medidas de protección.

APUESTA POR LA INVESTIGACIÓN

Por otro lado, Velasco ha centrado parte de su intervención en “la relevancia” de la investigación y la innovación, asegurando que la inyección de recursos públicos al sistema andaluz del conocimiento constituye “una de las prioridades” de esta legislatura.

Desde 2019, ha destacado que la Consejería ha destinado cerca de 310 millones de euros a fomentar la investigación, a mejorar la dotación de recursos humanos e infraestructuras y al fortalecimiento institucional del sistema andaluz del conocimiento. De ese montante, las universidades se han beneficiado de 265 millones a través de diferentes ayudas.

Antes de que finalice el año, ha previsto el lanzamiento de una nueva convocatoria a proyectos de I+D+i, que contará con 38 millones de euros; y otra edición del Programa Emergia, que estará dotada con 15,7 millones de euros y “que permitirá la incorporación” de 60 nuevos investigadores. “En dos años, Andalucía habrá logrado captar un centenar de investigadores de primer nivel, que pondrán su talento y excelencia al servicio de las universidades”, ha asegurado.

En este campo, el consejero ha puesto de relieve “la relevancia” del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), que ha logrado este año la distinción María de Maeztu a la excelencia, “posicionándolo entre los mejores del mundo en su área científica”. Este centro mixto está cofinanciado por la Junta de Andalucía, la Universidad Pablo de Olavide y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Por último, ha hecho referencia a la calidad docente de la UPO que, según ha dicho, “se viene reflejando año tras año en los diferentes rankings que evalúan la excelencia y calidad de las instituciones de educación superiores”. “El U-Ranking, de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), la sitúa entre las 19 universidades de España con mayor rendimiento en docencia, investigación e innovación”, ha concluido.